En este segundo Podcast, emitido el martes 16 de febrero de 2016 en la cadena de radio COPE Cáceres, hablamos sobre antiguas leyendas extremeñas que se transmiten de generación en generación.

Cada martes a las 12:30 de la mañana estará en antena la sección titulada “Extremadurismo”. El programa lo presenta Alejandra Fernández y se tratarán diferentes temas relacionados con Extremadura junto a Pablo Fatela (fundador de Extremadurismo). Posteriormente lo compartiremos en nuestra web para que esté a disposición de todos.

Podcast 2 COPE Cáceres sobre Leyendas extremeñas

Alejandra: “Pues la verdad es que estamos muy contentos, tanto Pablo como yo, porque la semana pasada comenzábamos esta sección… bueno Pablo, digo Pablo como si supieras de quién estoy hablando. Te estoy hablando de Pablo Fatela, de “Extremadurismo”. Pablo, buenas tardes”.

Pablo: “Hola buenas tardes, Alejandra”.

Alejandra: “Bueno, contentos estamos, ¿no?. Parece que la sección ha empezado con muy buen pie”.

Pablo: “Eso parece, vamos, es lo que intentamos aquí. Hacerlo lo mejor posible”.

Alejandra: “La semana pasada hablábamos de ese Martes de Carnaval. Si no has escuchado la sección, si el otro día no tuviste la oportunidad, te recuerdo que tienes el Podcast aquí en nuestra web.

Pero yo el otro día enredando en su página web me encontré un tema que me encantó. Y es que son esto de las cosas místicas que tenemos en Extremadura, que son bastantes, ¿no?”.

Pablo: “Pues si. Todos sabemos que Extremadura es una tierra mística y que tenemos muchísimas leyendas. Lo que pasa que es verdad que también se han perdido muchas porque se han transferido de generación en generación, por el boca a boca. Y eso hace que se pierdan muchas también”.

Alejandra: “Hoy vamos a hablar concretamente de cuatro que son: “La Serrana de la Vera”, “La Mansaborá de Cáceres”, “La cabra montesina de las Hurdes” y a mí la que más miedo me da, ya te lo he dicho antes, que es “La Dama Blanca. Porque claro, yo al ser de Badajoz, esta historia como que me la conozco muy bien y a mi no me termina de convencer del todo. Empezamos por esa si te parece”.

Pablo: “Vale, empezamos por la que quieras”.

Alejandra: “Venga por “La Dama Blanca”. ¿Qué me puedes contar de esa “Dama blanca”? Yo, por lo que tengo entendido, como tu dices… esto va de boca en boca y luego las historias se pierden. Pero, por lo que yo recuerdo es una chica a la que la engañaron y se tiró por el puente… o se tiró al río. Bueno, una cosa así parecida, ¿no?.

Pablo: “Si, más o menos es eso. Es una pequeña niña que se llamaba Leonor. que quedó huérfana muy pronto por un accidente que tuvieron los padres. Viajaban en una calesa, ésta se precipitó al Guadiana y los padres terminaron ahogándose. Leonor fue creciendo y siempre se le veía por Badajoz solitaria, en un balcón… De repente un día pasó un joven, de una localidad cercana, por debajo del balcón y bueno… se citó con la chica en el Puente de Palmas. Y ésta cedió y tuvieron así varios encuentros hasta que ella acabó enamorándose y entregada a él. Entonces, a medida que el tiempo fue pasando, el joven empezó a pasar un poquito más de ella, ya no la visitaba tanto… En fin, hasta que un día ni siquiera volvió. Y la chica se enteró de que el chico del que estaba enamorada, ya tenía familia. Es decir, que la había estado engañando. Ella no pudo soportar ese dolor, se vistió de blanco -como el día que quedó con él la primera vez- se dirigió al Puente de Palmas y desde allí se arrojó al vacío. El cuerpo de la chica ya ni siquiera apareció. Se dice que todo pacense que quiera ver a la “Bella Dama Blanca” del Guadiana tiene que nadar bajo el Puente de Palmas, las noches de luna llena en las que ésta se refleje en el agua. Pero, si alguien llega a ver a “La Dama Blanca” se dice que lo tiene que pagar con su vida. Es decir…” (risas).

Alejandra: “Estaría mejor que no nos la encontráramos. Yo no he nadado nunca por debajo del Puente de Palmas un día de luna llena mientras la luna se reflejaba en el río. Pero ya te digo que tampoco tengo intención yo de hacerlo…” (risas).

De Badajoz nos vamos a ir hasta Cáceres, porque hay otra historia muy curiosa que es la de “La Mansaborá”. Es algo que a lo mejor hemos escuchado muchas veces y que seguro que nuestros oyentes también han oído pero no saben de dónde viene esa leyenda, Pablo”.

Pablo: Pues, esta leyenda es ya bastante antigua porque está basada en el año 1929. Cuando Cáceres estaba gobernada por los árabes. Entonces ya tiene mucho tiempo… Resulta que había un árabe arrogante que era el kaid de la ciudad en aquellos momentos. Tenía una hija a la que adoraba, pero esta bella doncella desatendía las órdenes de su padre cuando se enamoraba. Como todos los jóvenes. Así se quedó embelesada de uno de los caballeros cristianos del rey Alfonso IX. Este pretendía conquistar la ciudad. Para poder reunirse con dicho caballero y disfrutar de su amor, la hermosa doncella mandaba abrir todas las noches la puerta de un pasadizo secreto por donde el caballero subía hasta el Alcázar. Pues este galán logró conquistarla y ella se enamoró tanto, tanto, tanto que llegó a entregarle las llaves del pasadizo por donde se accedía hasta el Alcázar. Éste la traicionó y entró con sus caballeros hasta los salones del Alcázar, apoderándose así de la plaza. El padre, el kaid, se enfadó tanto que maldijo a su hija debido a la gran traición. La arrojó al subterráneo de la ciudad y dijo que debía estar allí hasta que volviesen a reconquistar la ciudad. Pero los musulmanes no lo volvieron a hacer, no se volvió a reconquistar… Y se dice que esta chica se convirtió en una gallina de plumaje dorado que solo sale aquí en Cáceres la noche de San Jorge. Entonces, la noche de San Jorge si que se suelta una gallina…”

Alejandra: “Seguimos ahí todavía pendientes con la chica que encontró los huevos de la gallina el año pasado. No se si sabes que todavía ese premio que tenía por ahí no se lo han pagado y la chica todavía está viendo a ver si lo consigue por algún sitio

Nos quedamos sin tiempo. Yo quería seguir hablando de “La Serrana de la Vera” y de “La cabra montesina de las Hurdes”. Si me dices dos cositas cortitas de cada una, no nos quedamos con las ganas de conocer estas leyendas, pero rapidito”.

Pablo: “Bueno, pues “La Serrana de la Vera” es una moza de la Vera que también sufrió mucho en el terreno amoroso…”

Alejandra: “Son todas iguales, todas sufren por lo mismo”.

Pablo: “Si, al final todo está relacionado (risas). Bueno, porque como todos los hombres no le hacían caso, decidió adentrarse en las montañas de la Vera para perderse allí. Cuando pasaban los hombres por la zona donde tenía ella la cueva, ella los seducía, los invitaba a descansar allí y los mataba. Así ella como que se vengaba de lo que había sufrido”.

Alejandra: “De verdad, una cosa un poco oscura. Ya si que si. La semana que viene si quieres seguimos hablando de este tema. Nos cuentas la historia de “La cabra montesina de las Hurdes”… Mira, si te interesa, mucho mejor. Entras en la página web de Extremadurismo que ahí tienes el artículo entero con todas estas leyendas, lo encuentras ahí perfectamente y mucho mejor explicado que aquí lo que te estamos contando nosotros dos. ¿A que si, Pablo?”.

Pablo: “Desde luego, lo tenemos ahí, en Facebook y en Twitter. Así que en www.extremadurismo.com se pueden encontrar todas las leyendas”.

Alejandra: “Pues hasta la semana que viene Pablo, un abrazo”.

Pablo: “Hasta la semana que viene Alejandra, otro para ti”.