Si eres de los que les gusta conocer el origen de las cosas, de los que disfrutan navegando en la historia de las palabras o de esos que les pica la curiosidad y preguntan “acho ¿y a ti por qué te pusieron así?” quizás te interese conocer con nosotros el origen del nombre de diez municipios españoles.

Mérida: En el 25 a.C el emperador romano Augusto mandó fundar una colonia en Hispania para que residieran en ella los soldados emeriti, aquellos que ya habían cumplido su servicio como guerreros de Roma. Así, la nueva ciudad fue llamada Emerita Augusta. El nombre evolucionó del latín y dio lugar a Mérida.

Puente Romano de Mérida

Cáceres: La toponimia cacereña es motivo de extenso debate. Algunos investigadores piensan que su origen es latino y comentan que podría proceder de Norba Caesarina, una colonia llamada así en honor a Cayo Norbano Flaco, general romano y fundador del emplazamiento, y a Julio César. Otro posible origen latino asociaría la ciudad al campamento romano de Castra Cecilia, situado a menos de tres kilómetros de la actual Cáceres. Éste recibió su denominación por el nombre de su fundador, Quintus Caecilius Metellus Pius. Otros estudiosos opinan que el nombre de Cáceres podría venir de algún vocablo árabe.

Plaza Mayor del casco histórico de Cáceres

Badajoz: Aunque ya en época visigoda Badajoz fue un asentamiento de cierta entidad, no fue hasta el año 875 cuando, tras un período de abandono, fue refundada por el señor hispano musulmán Ibn Marwan al-Yilliqui. El asentamiento recibió el nombre de Batalyaws. No sé sabe a ciencia cierta a qué hace referencia este topónimo pero algunos autores –cuyas teorías son muy discutidas- piensan algunas traducciones aproximadas podrían ser “tierra de nogales” o “tierra de almendros”.

Plaza de España de Badajoz

Barcarrota (Badajoz): El topónimo de este pueblo poco tiene que ver con una barca que hiciera aguas. Se lo debe a una aparición mariana. Cuenta la leyenda que un pastor estaba cosiendo su albarca (un tipo de calzado) que estaba rota cuando la Virgen se le apareció. Este suceso religioso dio origen al nombre de la localidad.

Alcántara (Cáceres): ¿Qué tiene Alcántara que todo el mundo conoce además de unos amables vecinos? El puente, claro. Esta magnífica construcción romana que cruza el río Tajo da nombre al pueblo. Los musulmanes bautizaron a la ciudad como Al Qantarat que se traduce literalmente como “El Puente”. Este topónimo nada tiene que ver con Oliba, nombre que le dieron los romanos a este emplazamiento.

Puente de Alcántara

Alcuéscar (Cáceres): Hacia el siglo XV la zona de la actual Alcuéscar fue repoblada por moriscos procedentes de un lugar de Granada llamado Güescar. Por ello, la villa extremeña comenzó a ser conocida como Güescar o Cuéscar y posteriormente se le añadió el prefijo árabe “al” para diferenciarla del Güescar original.

Iglesia Mozárabe de Alcuéscar (Cáceres)

Alburquerque (Badajoz): Aunque hay dudas de si el topónimo de esta localidad es romano o árabe, nadie niega que tenga que ver con árboles. En latín Albus Quercus significa encina blanca, y Abu-al-Qurq puede ser traducido del árabe como país de los alcornoques.

Vista general de Alburquerque

Ceclavín (Cáceres): los vecinos de este municipio cacereño, de la comarca de las Vegas del Alagón, defienden que el nombre de su pueblo proviene del latín Cella-Vini, es decir, bodegas de vino. No vamos a discutírselo, aunque hay quien cree que puede derivar del árabe Siglabiyín, que traducimos como campamento de esclavos. Y es que parece que una tribu de esclavos partió desde Coria para colonizar esa zona de Extremadura.

Torre del reloj de Ceclavín

El Gordo (Cáceres): Aunque podamos imaginar decenas de teorías sobre el origen del nombre de este municipio de la comarca del Campo Arañuelo, la verdadera nada tiene que ver con un señor con sobrepeso. Simplemente el pueblo toma el nombre de Gordo, un apellido muy común entre sus vecinos. Si el apellido tiene que ver con alguien que comía más de la cuenta, eso ya no lo sabemos.

Tornavacas (Cáceres): Parece que Ramiro II de León en un enfrentamiento contra las tropas musulmanas mandó encender teas en las astas de unas vacas y las hizo avanzar en dirección al enemigo. Los musulmanes, al otear tan alto número luces encendidas en la oscuridad de la noche pensaron que un gran ejército cristiano se dirigía hacia ellos y emprendieron una rápida huida. A la mañana siguiente, al ver el monarca que los animales regresaban al campamento gritó con alegría “¡Tornan Vacas!”. A partir de ese momento el lugar pasó a denominarse Tornavacas.

Vista general de Tornavacas

Si sabes de dónde viene el nombre de tu pueblo, el de tus abuelos, el del que veraneabas cuando niño o el de ese al que te escapas cuando necesitas desconectar, no dudes en compartirlo con nosotros. ¡Nos encanta conocer el origen del nombre de los municipios extremeños!.